Archivo de la categoría: Cuentos hechos en la biblio

Cuento rimado, este sábado pasado

En la oscura y silenciosa tarde del sábado, como nadie quería cuentos de príncipes ni princesas aburridos, nos leímos la singular Blancanieves de Roald Dahl en Cuentos en verso para niños perversos, y al finalizar, se nos ocurrió inventar un pequeño cuento rimado a partir de lo que hicieron la tarde anterior Inés y Juanito. Y así ocurrió, que ese sábado, se llenó de risas y rimas. Empieza así:

Estando en nuestra cocina de Chiloeches,

hicimos una pizza,

la tarde del viernes.

Mezclamos harina y agua,

un poco de azúcar y un poco de sal,

y ¡amasamos sin parar!

Mientras tanto, Rodrigo echaba azúcar en un bol amarillo,

y Juan jugaba ¡al corre que te pillo!

Entonces Mari Carmen dijo:

-Dios mío, Dios mío, ¡hoy no cenamos!,

¡habrá que ir a comer cortezas, al bar de Mariano!

Papá roncaba en el salón,descarga (6)

y el horno exclamó:

-¡cállate, por favor!

Inés echaba en la pizza un kilo de jamón,

mientras el queso, jugaba a su alrededor.

Mari Carmen, asombrada, se puso el pijama …

Entonces, el horno dijo:

     -¡estoy listo!,      images (6)

¡si no metéis la pizza…, meted un pisto!

Papá oyó el pí, pí, pí, del horno,

y el jamón requemado,

escuchaba el alboroto

que habían armado.

A cenar se acoplaron Merce y Verónica,

¡que comieron pizza

y tocaron la armónica!.

 Por Juanito, Inés, Vero y Merce

 

La Bruja Nada y el Brujo Todo (tercera y última parte)

Entonces el Brujo Todo se la llevó a casa, pero fue llegar y volver el sarpullido. Fueron a ver otra vez al doctor Sabelotodo, y le contaron lo ocurrido, y éste les dijo que el problema eran las cosas de Todo, así que decidieron irse a vivir a casa de Todo, que ahora estaba vacía, y al principio, pareció que todo volvía a la normalidad, pero a los pocos días, la Bruja Nada se dio cuenta que la ropa de Todo estaba empezando a peder su color, y unos días más tarde también la piel de Todo empezó a perder color, parecía que Todo estaba desapareciendo, y tuvieron que volver a ver al doctor Sabelotodo, que se quedó igual de alucinado que la vez anterior y volvió a mandarles al Hospital de Brujos.

Como ya estábamos en septiembre y los brujos ya habían vuelto del campamento, que fue un desastre porque se habían intoxicado todos con unas setas que recogió la Bruja Miopísima en el bosque para la cena, estaba el Hospital hasta arriba. Y fue llegar y al poco rato el Brujo recuperó sus colores.

Volvieron al doctor Sabelotodo, y este les dijo que lo que tenían eran un gravísimo problema de incompatibilidad de caracteres, y que no veía otra solución más que se separaran.

Así que la Bruja Nada y el Brujo Todo firmaron la carta de separación y en el mismo acto casaron a la Bruja Miopísima que el Brujo Nomentero para que probaran un poco de su propia medicina, pero esta es otra historia que contaremos otro día.

Y colorín, colorado este cuento se ha acabado.

La Bruja Nada y el Brujo Todo (segunda parte)

Y ¿qué es lo que pasa cuando dos se casan?, que después de la boda se van de luna de miel, y justo en ese momento empezaron los problemas, porque la Bruja Nada no quería ir a ninguna parte de luna de miel, y el Brujo Todo quería ir a todas partes.

Así que estuvieron discutiendo una semana entera, y después de todo este tiempo por fin, se pusieron de acuerdo. La Bruja Nada no se fue de luna de miel a ninguna parte, y el Brujo Todo se fue a dar la vuelta al mundo.

Y como en dar la vuelta al mundo se tarda mucho, el Brujo tardó dos años en volver, los cuales fueron de felicidad total para el matrimonio.

Lo malo fue que otra florida mañana de otro mes de mayo, pero dos años después, el Brujo regresó y con él regresaron los problemas al matrimonio, porque se tuvieron que ir a vivir juntos la Bruja Nada, el Brujo Todo, y todas las cosas y las mascotas del Brujo. La casa de la Bruja Nada de repente se llenó, había cosas por todas partes, cosas en la habitación, en la cocina, en el baño, en el salón, había cosas hasta en el tejado, y la Bruja Nada empezó a ponerse enferma, le salió un sarpullido por todo el cuerpo de color verde y no podía dejar de estornudar. El Brujo Todo mientras tanto estaba feliz como una perdiz.

Una mañana fueron a ver al doctor Sabelotodo, y éste dijo que no había visto nunca un caso parecido, y que no sabía cómo curarla, que fueran a preguntar al Hospital de Brujos. Pero como era agosto, y todo el mundo sabe que en agosto los brujos se van a un campamento de verano, no había nadie y al ratito de estar allí, se le quitó el sarpullido y dejó de estornudar.

continuará …

La Bruja Nada y el Brujo Todo (primera parte)

Este cuento fue inventado y escrito este verano en la Mediateca de Castejón, por Raquel, y l@s ayundantes de biblioteca Malena, Inés, Abi, Carmen y Carlitos, y Rodrigo andaba por ahí, así que seguramente que con alguna mirada o palabra suelta en el momento adecuado, también colaboró en la sustancia de este cuento.

La Bruja Nada y el Brujo Todo se conocieron en el C.A.B.P. (Congreso Anual de Brujos Pirujos). Bueno, en realidad, les organizaron una cita a ciegas sus amigos la Bruja Miopísima y el Brujo Nomentero. El problema es que para cuando llegó el Brujo Todo, la Bruja Nada ya se había bebido media botella de vino ella solita, y claro estaba un poco piripi.

El caso es que el Brujo Todo se puso a hacerle preguntas a la bruja.

Le preguntó:  – ¿te gustan las mascotas?

y ella le dijo;: – nada, nada, nada

y el pensó: claro le gustan las mascotas que nadan ¡qué chica más interesante!

Le preguntó: – ¿qué es lo que más te gusta hacer?

Y ella contestó; – nada, nada, nada

y el pensó;: bueno, bueno y encima deportista le gustan los deportes acuáticos, cada vez me gusta más.

Le pregunto; – ¿te gusta viajar?

y ella contestó: – nada, nada, nada

y el brujo pensó; claro como a mi, le gustan los sitios donde hay playa.

Bueno y así, entre nadas fuera trascurriendo la velada y el Brujo Todo a cada ratito … más coladito.

Total, que nadie sabe a ciencia cierta como sucedió, pero una florida mañana del mes de mayo la Bruja Nada y el Brujo Todo se casaron en la Iglesia parroquial de Castejón de Henares, allá por el año 2000.

continuará …